Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Bares tradicionales de la Ciudad fueron perdiendo la pulseada contra las cadenas de cafeterías franquiciadas


Avanzan las cadenas de cafeterías: en Microcentro hay una cada dos manzanas las cafeterías franquiciadas no paran de ganar terreno en el polígono comprendido por las calles Carlos Pellegrini, Córdoba, Avenida de Mayo y Leandro N. Alem. En la zona los locales de este tipo suman 34, en promedio, uno cada dos manzanas.

De la mano de la modernidad y de los cambios culturales que se dieron a mediados de la década pasada, los bares tradicionales de la Ciudad fueron perdiendo la pulseada contra las cadenas de cafeterías franquiciadas. El Microcentro porteño es un claro ejemplo de esta situación.

Entre las marcas que mayor presencia tienen en esta zona de la Ciudad se destacan socios de la AAMF COMO Café Martínez, Havanna, The Coffee Store, Bonafide, Balcarce, Tienda de Café, Establecimiento General de Café, y McCafé, entre otras. Entre todas, llevan esparcidos en la Ciudad 320 locales.

Las razones del fenómeno son varias. Pero la peatonalización impulsada por el Gobierno porteño acentuó la tendencia. Mesas en las calles, menores niveles de ruido y contaminación invitan a que en la zona un café se disfrute de una manera diferente. Lucila Cabello, de Café Martínez sostiene la teoría: "La gente elige vivir una experiencia a la hora de tomar un café. El background de las cadenas es muy distinto a la propuesta de un bar clásico del centro porteño. La gente prefiere pagar un poco más y probar algo distinto", enfatiza.




La oferta y diversidad de productos, en su mayoría de elaboración propia, que ofrecen estas cadenas también representan elementos diferenciadores. “Las cadenas de cafeterías proponen un concepto superador a lo que ofrece un café tradicional. La calidad de los productos y la comodidad de los locales, son cuestiones que el cliente actual tiene muy en cuenta”, explica Lucas Secades, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF).

El paulatino cierre o reconversión de los bares tradicionales también ha propiciado la tendencia. El bar de Los 36 Billares es un claro ejemplo: un clásico que, en nombre de la necesidad se aggiornó a los tiempos y en pocas semanas pasará a formar parte de la cadena de pizzerías La Continental. El caso de la ex Confitería Richmond, que dio lugar a una casa de deportes representa otra muestra emblemática.

El crecimiento del negocio se traduce en la presencia que las empresas ganan en la vía pública. Desde Havanna, por ejemplo, confirmaron a PERFIL que mensualmente reciben decenas de interesados en abrir franquicias y que al año, están inaugurando unos diez locales. 

“Son muy prácticas. Cuando uno tiene que hacer tiempo o sentarse a trabajar, no hay nada mejor que pedir un café, buscar un sillón cómodo y que nadie venga a molestarte porque hace tres horas que estás sentado ahí”, justifica su “adicción” Fernando Báez, empleado de una multinacional de Puerto Madero.

Fuente: Perdif

Por Claudio Corsalini | 27/07/2014






Prosegur